Bali, mi viaje sanador.

Hace mucho tiempo que Bali estaba en mi imaginario con todas esas fotos de lugares paradisiacos que veía en internet. Tuve la oportunidad de vivir en la isla por un mes, y ahora te cuento por qué se dice que Bali es la isla de los Dioses.

Antes que todo debo decir que es verdad, los lugares que se ven en las fotos son así de paradisiacos, especialmente toda esa selva verde de palmeras que no deja de impactarme, los campos de arroz, terrazas, no dejas de ver verde por todas partes y es maravilloso.

Pero además de esa belleza descubrí en Bali algo que me marcó.

Los Balineses son gente muy sencilla y les encanta hablar de su Isla y de su religión, me dijeron que la Isla es una regalo para todo el mundo y que no es exclusiva para ellos, por eso les encanta mostrártela.

La primera vez que entré a un templo esperaba ver una imagen central, un altar y gente rezando alrededor, pero me sorprendí, los templos parecen más bien un lugar de encuentro, no hay un centro, verás imágenes y gente rezando, riendo, jugando, conversando en cualquier parte del templo, como si fuese un parque.

Dentro de ellos hay altares para los dioses de arriba y abajo, para lo armonioso y para el caos, los balineses dicen que el equilibrio viene cuando ambas fuerzas están en su justa medida, y que cuando una de estas es mas que la otra, vienen los problemas del desbalance. Para mi mente occidental esto fue una gran sorpresa. No se trataba de buscar la perfección, de buscar la armonía,  el orden, la luz, me enseñaban que se trataba de buscar el balance entre lo perfecto e imperfecto, la sombra y la luz.

Me hace tanto sentido, porque lo perfecto no existe, y muchas veces podemos perdernos en tratar de sobre esforzarnos buscando ese ideal perfecto que nunca va a llegar.  Bali me enseña que es mucho más genuino y verdadero trabajar por el balance, reconocer que ambos polos existen y no tratar de negarlos.

Creo que por eso lo Balineses son tan alegres y los ves disfrutando y riendo en sus templos, no tienen la exigencia de la perfección.  Esto para mi hace que Bali sea la Isla de los Dioses!

Bali te enseña a convivir con tu naturaleza interna y con la madre naturaleza, que no es sólo de una forma estricta y rígida, al contrario es cambiante, cíclica, armoniosa y caótica  a la vez.

La isla es un vórtice energético de esa energía femenina, despierta tu fuerza y tu naturaleza, por eso muchos de los turistas que se quedaron viviendo ahi le dicen Mama Bali o Baliversity, dicen que Bali es una universidad de aprendizajes para sanar y disfrutar la vida!

Llegué a la isla muy cansada, con un año muy difícil encima, siento que fue casi como si me hubiese tomado a mi misma y me llevé allá guiada sólo por la intuición. Mama Bali me albergo en su útero verde y con el paso de los días mi balance se restauró y mi prana y energía vital fluía como nunca.

¿Cómo no voy a querer mostrarle la isla a todos después de eso?

Gracias a la agencia de viajes chilena Bali Buta  nos vamos a poder encontrar allá! 

De el 6 y el 19 de Mayo del 2018, regálate un viaje sanador, juntémonos en Bali, meditemos, hagamos yoga, bailemos, y empápate de la energía de la isla!

Las inscritas que lleguen con el código AYURVERDEBYR tendrán un regalito extra.

Quieres sumarte? Escríbeme a hola@ayurverde.cl