Lo que hay bajo el iceberg

Creo que todos sabemos lo que es un iceberg, una gran masa de hielo de la que sólo vemos una pequeña parte sobre el agua.  Sin embargo,  justamente lo que no se vé o no sale con facilidad a la luz, es la parte más grande y sorpresiva.  Me gusta tomar esta figura como una metáfora para pensar sobre nosotros mismos, hay muchas cosas de uno mismo que permanecen bajo el agua, ocultas, pero son en gran parte lo que nos permite entender nuestra superficie.

Estudiando e investigando sobre los intentos fallidos y los intentos exitosos que nos llevan a transformar nuestros hábitos y lograr una vida saludable, me doy cuenta que tiene relación con esto. Si te quedas intentando en la superficie, es difícil que lo logres, y aquí está la explicación del por qué nos cuesta tanto modificar nuestras decisiones a la hora de alimentarnos y cuidarnos.

Muchas de ustedes me han hablado sobre sus muchos esfuerzos y sacrificios intentando modificar sus hábitos, sin embargo la mayoría comienza por intentar modificar conductas y no sus propósitos.  A veces se logra y es un tremendo alivio, pero lo más probable es que lo logramos por unas semanas y luego todo el esfuerzo invertido se pierde, entonces parto de cero nuevamente, pruebo otra dieta, leo otro blog, otro détox, etc. Esto es súper cansador, y por eso te invito a buscar la solución por otro lado, ir más allá de las conductas y bucear en la profundidad de las razones íntimas.

Tengo la hipótesis de que intentar modificar sólo conductas, es estar mirando por sobre el agua, la punta del iceberg.  ¿Por qué digo esto? Puede sonar radical, pero lo digo desde mi experiencia acompañando a muchas mujeres a lograr cambios estables y permanentes respecto de su salud.  Cuando realizo una primera sesión de coaching y pregunto ¿Cuál crees tú que es tu problema? , las respuestas que suelen aparecer son: No sé qué tengo que comer, no puedo organizarme para ser saludable, no sé cómo bajar de peso, he ido a muchos terapeutas y nutricionistas y no logro seguir las dietas.  Podría simplemente hacer una pauta de alimentación ayurvédica  decirte ahora sí lo vas a lograr, pero por más que quisiera que así fuese,  lo más probable es que esta pauta al poco tiempo quede guardada en el estante junto a todas las otras que se han ido coleccionando en el camino de intentos fallidos.

Y es que podemos lograr cambios en la punta del iceberg, pero si no miramos lo que hay bajo el agua, tarde o temprano terminará por aparecer igual, y esto es muy frustrante y cansador!

Te hago una invitación: ¿Vamos directo a mirar en nuestras profundidades?, revisemos la raíz de nuestras decisiones, esas causas que vienen desde nuestra intimidad. Estoy segura que cuando logremos comprenderlas, cambiar lo que está a la superficie será totalmente fluído y duradero. Es lo que he podido ver en las mujeres que acompaño en su transición, cuando logramos ver un poco más allá, y nos percatamos de que el problema no es la falta de información, si no las razones internas que tengo para cambiar o seguir o en lo mismo, todo comienza a suceder!

¿Cómo bucear por bajo el agua?, aquí algunas preguntas que pueden orientarte:

  • Si ya tengo toda esta información sobre lo que “debería hacer”, ¿qué me obstaculiza a hacerlo?
  • SI observo todos los intentos fallidos que he tenido, ¿fallaron por algo en particular? ¿Por qué?
  • Qué pasa si llevo todos los no sé, como por ejemplo no sé cómo bajar de peso, no sé qué comer, no sé organizarme, etc. Y dijera no sé cómo cuidarme. Repítelo unas 3 veces y escribe qué se te viene a la mente.
  • Ser saludable es algo que pasa por la relación contigo misma, ¿hay algún pendiente en cómo te hablas y te escuchas a ti misma?.

 

SI QUIERES SEGUIR PROFUNDIZANDO, TE INVITO A ESCUCHAR MI CLASE GRATUITA  HACIENDO CLICK AQUÍ.