fbpx

Ansiedad: ¿Causa o Consecuencia?

Share on facebook
Share on twitter
Share on email

No creo que haya alguien indiferente a este asunto, la ansiedad pareciera ser un fantasma transversal que aparece en los discursos de cada uno ocupando diferentes lugares, pero desde el cual siempre inquieta, asusta y frustra.

Muchas mujeres la identifican como aquello que boicotea sus intenciones de lograr una vida saludable y frente a la cual llevan años peleando.

Te doy un ejemplo.

Comenzaste el lunes con tus propósitos súper claros, vas a jugártela por ser saludable y cuidar tu salud. Compraste lo que necesitas, tienes tu refrigerador con alimentos frescos.  Te levantas y te preparas un desayuno digno de una foto para instagram, luego te pones a trabajar, a la hora de almuerzo eliges tu ensalada, viene un antojo de postre, pero lo superas con café.  Por la tarde las cosas  se ponen complicadas, estas bajo mucha presión, incertidumbre, tienes demasiadas preocupaciones al mismo tiempo, en la casa, trabajo, familia, económicas, etc.  Ya es de noche, apagas un rato las pantallas y te agobias pensando todo lo que te queda por hacer.  Es tarde, tuviste un día agotador y bueno, no tienes ganas de nada, viene la ansiedad, necesitas algo rico, rápido, no pensar más y tirarte a la cama, llamaste por teléfono y pediste lo primero que se te ocurrió.

Sabes qué es lo peor de todo? Es que después viene la culpa, frustración y cansancio. “No tengo voluntad”, “Soy floja”, “Ser saludable no es para mi”Hace un tiempo vengo preguntándome si realmente se trata de “pelear” con la ansiedad. En ese momento en que estoy ansiosa, cansada, ¿de verdad la solución es aguantarlo y hacer un sobre esfuerzo?

Como ya sabes, estoy trabajando en relación al cambio de hábitos como un proceso amoroso, y por esto no creo que se trate de someterte a la tensión de aguantarte la ansiedad usando aceites de aromas o intentando respirar mientras tu cabeza está agitada.

La ansiedad no es un problema en si mismo, no es una causa, es una consecuencia. Esto significa que ese dia lunes desde muy temprano fuiste tomando decisiones que podrían traerte a ese resultado final, no se trata de “aguantarse” la ansiedad, se trata de prevenirla y evitar llegar a esos momentos.

Hay muchas variables mentales, emocionales y fisicas involucradas que requieren ser trabajadas para que podamos conscientemente atravesar la ansiedad. 

Es necesario que comencemos a mirarnos, para poder  sentirnos y entendernos y así poder ver bajo el agua: 

  • ¿Qué me quiere decir esta ansiedad? 
  • ¿Qué me muestra de mi misma?
  • ¿Qué decisiones estoy tomando en el día que en la noche me viene ansiedad?

Podemos descubrir cosas que nos sorprendan un montón y que nos entreguen una llave para avanzar en el proceso de cuidarnos, a veces resulta que la ansiedad me muestra que necesito descansar, que estoy muy presionada, que estoy muy en mi mente, que no me estoy cuidando, etc.

Si esta visión te ayuda y te hace sentido, atenta que pronto abriremos los cupos para el curso “Saludable Libre de Ansiedad” que comienza en junio!

TOP