Cuando embarazarse no es tan simple

Share on facebook
Share on twitter
Share on email

Durante años nos pasamos evitando el embarazo y de pronto cuando queremos concebir resulta que no es siempre tan simple.

Vivimos en un ritmo dominado por la energía masculina, del fuego, el guerrero, fijo un objetivo y lo quiero ahora y ya. Si planifiqué un embarazo, lo observo también con ese prisma, y cada mes que llega mi menstruación parece muy frustrante por que el cuerpo nos muestra que no basta con saber el día fértil y tener sexo.

Para adentrarnos camino a la gestación debemos conectar con la misteriosa energía femenina.  Y esto no es simplemente una idea linda, los estudios nos confirman que el cortisol, por lo tanto estrés, tiene efectos muy negativos para la fertilidad.

Aplicaciones, técnicas, métodos, conteo de días, exceso de pensar sobre el tema, estrés, ansiedad, exigencias laborales y emocionales, etc. Todo ese cocktail es fatal para nuestras hormonas.

La única y principal herramienta a tu favor es la relación que tienes contigo misma, con tu cuerpo, con tu ciclo, con tu fertilidad,  y por ende con tu AUTOCUIDADO.

Se trata de un viaje de autoconocimiento, de conectar nuestra mente con nuestro cuerpo y dejar de percibir la búsqueda de la gestación como una tarea mental más.

Ganar este tipo de conciencia sobre ti misma te entregará una ruta de navegación no sólo para embarazarte, si no también para abordar la maternidad, crianza, y todo aquello que emprendas en tu vida que requiera de la conexión contigo misma, es decir: todo.

Queremos acompañarte en este proceso, revisa nuestro curso online de 1 mes aquí!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

TOP