fbpx

Mi cuerpo sin tabúes ni enigmas

Share on facebook
Share on twitter
Share on email

Cambiar mis hábitos de alimentación fue la puerta de entrada, luego fui cambiando mis rutinas, mi actividad física, mi descanso, pero hubo un tema que dejé para el final, mi menstruación y mi ciclo.

Durante muchos años tomé pastillas y tenía miedo de dejarlas, tenía recuerdos traumáticos de mi menstruación cuando adolescente, mucho dolor y confusión. Con los anticonceptivos no me enteraba de nada, pero sabia que algo encubría. Al suspenderlos me encontré con temas de mi misma que no tenía idea cómo abordar.

Hay una parte de nuestro cuerpo que permanece como un enigma, una nube oscura y confusa que no deja ver.  Se nos ha transmitido como un tabú, un misterio, algo que averguenza y por eso hemos consentido vivir con esa confusión.

Antiguamente las mujeres de la tribu se reunían en una carpa roja que simbolizaba el útero, ahí pasaban veladas donde se contaban los secretos y se transmitian los saberes de sexualidad, gestación, menstruación, parto, y todo los misterios que conciernen el ser mujer.

Esta alianza que nos empoderaba se ha fracturado dejándonos solas con todos estos enigmas y confusión, con el misterio de nuestro cuerpo.

Tenemos tan poco espacio para hablar con confianza y sintiendonos protegidas acerca de nuestro periodo, del dolor, de los miedos, de lo que esto significa para cada una con la historia de las mujeres de su familia.

Hay mucho que necesita ser revelado y despertado a nosotras mismas, es necesario integrarlo para crecer, para llegar a ese estad de vitalidad y salud que tanto anhelamos.

He llegado a la conclusión que mientras la luz de la conciencia no pueda abrazar todo mi ser, me muevo fragmentada y eso me debilita. Cuando me abrazo completa, me tengo a toda mi misma para avanzar!

Súmate a estas mujeres que van a descubrir su fertilidad!

Toda la información haciendo click aquí

TOP