Sobre Mí

Crecí en un pueblo de Chile, rodeada de cerros, animales, y un patio grande donde junto a mi hermana pasábamos jugando.

Andar en medio de lo verde era parte de mi día a día, y desde ahí crecí con una fuerte admiración por la naturaleza y sus formas de vida

Mi abuela amasaba pan para todos y cocinaba con alimentos frescos que crecían a pocos metros de la casa. Me encantaba verla pasar tardes enteras horneando,  creo que de ahí viene mi disfrute por la cocina y  los sabores de la tierra.

Estudié Psicología en la Pontificia Universidad Católica de Chile y al poco tiempo  de titularme conocí la Ayurveda, ciencia maravillosa a la que le debo tanto! Decidí estudiarla, tomé cursos, seminarios, leí muchos libros y realicé un  Posgrado de Medicina Ayurvédica en Buenos Aires, certificado por la  Gujarat Ayurved University de India.

Me mueve profundamente la causa de conectar, aprender y enseñar eso que mantenía sanos vitales y creativos a nuestros abuelos y bis abuelos, a la gente del campo y a nuestros ancestros. La medicina de la tierra y de los secretos de naturaleza!

De este proceso nace Ayurverde, por una fuerte motivación de ayudar y entregar herramientas a las mujeres para que puedan conectarse consigo mismas, aprender a escucharse y encontrar ahí las respuestas para poder tener una vida saludable, que les permita avanzar en su carrera personal, profesional, al mismo tiempo que cuidan de su energía y vitalidad de la mano de la naturaleza.

Sobre Mi Método

Podría decir que es Ayurveda y así fue en un principio, pero hoy la verdad es que si bien esa medicina maravillosa es mi base y mi principio, lo que hoy hago es mas bien un diálogo con ella. Son principios que se escribieron hace más de 3000 años y siguen vigentes, pero hoy también tenemos nuevos saberes, sobre las hormonas femeninas, suplementos, la vida moderna, etc.

Hace 13 años fui a mi primer retiro de meditación en silencio y desde ese entonces mi búsqueda y estudio por las medicinas y filosofías de la naturaleza no ha cesado, y hoy con la oportunidad de vivir en oriente voy viendo que todo va tomando forma, que mi propio método va cuajando y se van integrando todas las piezas de estos años que durante mucho tiempo parecían sueltas.

Estoy trabajando con el método que me hace sentido, que no tiene etiqueta si no que es producto de una investigación personal. Me he atrevido a desapegarme de la teoría y la técnica, hoy día las uso pero para cocinar mi propia manera de ser terapeuta y orientar en el camino a la salud y sanación.

Todo está en constante cambio y movimiento, por eso debemos estar constantemente creando para poder seguir el pulso de lo que está vivo! Qué terapia hago? Aún no le pongo nombre, pero se trata de aprender a sanar con la naturaleza!

Mis Maestros y Formación

Autorizarme a mi misma como sanadora me tomó años. No debe tomarse a la ligera la decisión de estar en posición de guía, de sostener círculos, retiros y cualquier experiencia terapéutica y espiritual. El currículum que sostiene a un curandero viene del recorrido en las artes de su propia sanación y búsqueda. 

 A mis 19 años comencé el camino, desde ese entonces he coleccionado certificados de honor, estudios de pregrado y posgrado, pero mi aprendizaje más profundo ha venido del trabajo directo con shamanes de la selva amazónica, curanderos del campo de Chile, he sido y soy aprendiz y asistente directo de un curandero tradicional de la medicina balinesa y he recibido su iniciación, he tomado refugio en un acto simbólico de reconocimiento a Amma, mi maestra espiritual tras vivir con ella en India, he pasado muchos retiros de silencio, he vivido sola sumergida en una cabaña en la selva sin electricidad, he purgado, he hecho dietas estrictas de plantas medicinales, he ofrendado ayunos, he pasado meses desconectada de todo lo que quiero y conozco para vivir prácticas de meditación y silencio, he vivido 3 ritos de iniciación espiritual de la mano de curanderos ancestrales de oriente. 

Para qué? Para ir hacia la profundidad, para conocer mi luz y mi sombra, para enfrentar mis miedos y mis dolores y por sobretodo para cultivar la devoción y la docilidad que se necesita para que sea la naturaleza la que se manifieste, para poder ser un canal lo más limpio posible, para tener la actitud apropiada, la disciplina y el trabajo en el propio ego, ya que sólo de esa forma se puede estar al servicio de la medicina y dejar que esa energía universal muestre, guía y trabaje.

He invertido casi la mitad de mi vida en esta formación, a ratos desafiante y difícil, pero me ha llenado de vida y de sentido por lo que hago, tengo fuerza para seguir en este aprendizaje hasta el final, por que amo este camino con todo mi ser y no podría imaginarme en ningún otro lugar que no sea este en el que estoy y al que voy.